¿Distincapacidad?. 13 de diciembre de 2017, vigésimo tercer aniversario del Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Hoy en un día feliz para quien escribe esta nota de reconocimiento para muchas personas. Y es así porque ayer fue el vigésimo tercer aniversario del Día Internacional de la Discapacidad, y tuve la enorme satisfacción, junto con el grandísimo honor de compartir lazos familiares, de amistad y trabajo con personas con “distincapacidad”. Permítanme Vds. y sobre todo el anónimo creador de este término, al que tuve el placer de escuchar el otro día en el programa de radio de Carlos Herrera, utilizar este término que me gustó y se me quedo en el corazón, ese órgano que a veces tenemos insensibilizado y que debemos ejercitar para que sea mucho más sensible.

Dia Mundial de la Incapacidad

Pero sin irme por las ramas, la “distincapacidad”, término acuñado por un padre que intentaba explicar a su hijo que le caracterizaba, es según su definición en mis palabras “la capacidad distinta que tienen algunas personas respecto de los estándares entendidos como habituales”. Ese padre coraje, término manido y a veces repipi pero que en esta ocasión necesito utilizarlo, entendió como entiendo yo ahora después de muchos años junto a personas “distincapacitadas” que no son diferentes a otros por tener menos capacidad sino por mostrar su plena capacidad de otra manera. ¿Ya me gustaría ver a algunos, yo mismo, en situaciones de las que mi sobrina sale totalmente airosa?. O ir por delante de colaboradores directos en algunos de los trabajos que desarrollan. Aprovecho esta tribuna para agradecer su trabajo a Jacinto, Cristina y Álvaro. Sin ellos Persevera no sería lo que es.

Dia Mundial de la Incapacidad

Por este motivo, desde aquí y un día después, agradecer a la Asamblea General de las Naciones Unidas que un 14 de octubre de 1992 resolviera proclamar el 3 de diciembre como Día Internacional de las Personas con Distincapacidad, y no me he confundido… o sí (Vds. deciden).

 

No quiero dejar de dar las gracias a mis familiares, amigos, colaboradores, clientes y a todos los “distincapacitados” con los que convivo de una manera u otra y me enseñan muchas de las lecciones que he aprendido y aprendo diariamente.

 

Gracias y feliz semana.

 

Fdo. Manuel del Palacio