En esta nueva temporada que iniciamos, lo hacemos incorporando dos nuevos servicios a nuestra oferta: la Prevención del Blanqueo de Capitales y la Defensa de Marcas.

 De este último es del que quiero trasladarles algunas de las reflexiones que nos han llevado a incorporarle a nuestro catálogo de servicios.

 Nuestra experiencia de más de 13 años de trabajo asesorando a empresarios nos ha enseñado que en un porcentaje muy alto de los casos, por encima del 85%, dan una prioridad total la ámbito comercial considerando que “la legalidad” solo debe ser atendida cuando ese negocio está afianzado. Solo podemos decir una cosa a este respecto: ¡¡están equivocados!!.

_0000_propiedad-industrial-e-intelectual

 Tú que estás leyendo este artículo, evádete del mismo por un momento y piensa en todos aquellos que conoces, grandes y pequeños, que han tenido problemas con su marca por no atender su registro en mercados emergentes, domésticos o internacionales. Todos recordamos la situación de Puma en España, que tuvo que pagar una cifra superior  los 98 millones de euros en 2010 a una empresa Alicantina para recuperar los derechos sobre su marca. O los diferentes problemas de Apple con los nombres que elige. En este momento de evasión, sigue pensando y saca un denominador común de estas empresas en la solución de sus problemas: el dinero. La ingente cantidad de dinero gastado para que su estrategia empresarial-comercial no se vea afectada.

 Nosotros, pequeños empresarios con espíritu emprendedor, tenemos que actuar como estas empresas citadas y debemos gastar nuestro dinero, que incluso a veces no tenemos, para salir de situaciones comprometidas cuando ponemos todo nuestro saber hacer bajo una enseña o marca. Nuestra respuesta a esta reflexión no puede ser más que ¡¡NO!!.

 Y, entonces, ¿qué hacer para proteger nuestra marca?. Os dejo algunas acciones, fáciles de llevar a cabo.

Registra tu marca.

En palabras de la Oficina Española de Patentes y Marcas, perteneciente al Ministerio de Industria, Energía y Turismo “el registro de una marca otorga a la empresa el derecho exclusivo a impedir que terceros comercialicen productos idénticos o similares con la misma marca o utilizando una marca tan similar que pueda crear confusión.”.

 

El artículo 4 de la Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas define la marca como “todo signo susceptible de representación gráfica que sirva para distinguir en el mercado los productos o servicios de una empresa de los de otras”.

Las principales ventajas de registrar tu marca, según el mejor de los especialistas en esta área son:

– garantizan que los consumidores distingan los productos

– permiten a las empresas diferenciar sus productos

– son un instrumento de comercialización y permiten proyectar la imagen y la reputación de una empresa

– pueden ser objeto de concesión de licencias y proporcionar una fuente directa de ingresos a través de regalías

– representan un factor determinante en los acuerdos de franquicia

– pueden ser importantes activos comerciales

– incitan a las empresas a invertir en el mantenimiento o la mejora de la calidad del producto

– pueden ser útiles para obtener financiamiento.

Usa tu marca

Si un empresario registra una marca como recurso para la protección de su idea y con el ánimo de dejarle en un cajón hasta que llegue el momento de usar la misma, puede encontrarse con problemas no esperados.

 

El artículo 39 de la citada Ley de Marcas dispone que, si en un período de cinco años desde la publicación de la concesión la marca, la misma no ha sido utilizada de forma efectiva y real en España quedará sometida a lo dispuesto a este respecto. Y la caducidad de la marca es lo que recoge el artículo 55 para esta situación. Por ello, usa tu marca registrada o a la larga te quedarás sin ella.

Defiende tu marca

El artículo 40 de la ya referida Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas dispone que “El titular de una marca registrada podrá ejercitar ante los órganos jurisdiccionales las acciones civiles o penales que correspondan contra quienes lesionen su derecho y exigir las medidas necesarias para su salvaguardia, todo ello sin perjuicio de la sumisión a arbitraje, si fuere posible”.

Tu esfuerzo y tu cumplimiento normativo deben dar sus frutos, pero para ello debes reclamar tus derechos. Por este motivo, cuando utilizando todos los medios que tengas a tu disposición conozcas que están utilizando tu marca sin tu consentimiento inicia una acción planificada de defensa de tus intereses. Tu marca es un intangible muy valioso y no puedes permitir estas situaciones.

No nos cansaremos de recomendar que ante acciones de terceros que vayan en contra de los intereses de los legítimos beneficiarios de derechos de cualquier tipo, la mejor acción es ponerse en manos de los asesores expertos de cada área. Ellos solventan los problemas generados por este tipo de acciones y, en la mayoría de los casos, una pequeña cantidad de dinero a la detección del problema ahorra cuantiosos gastos en el futuro.