Nuestra autoridad de control, la Agencia Española de Protección de Datos, nos advierte muy claramente de que “cuando hacemos click en un enlace acortado no podemos estar seguros de dónde nos llevará, y eso puede poner en riesgo nuestra privacidad”.

Importante dejar claro que el peligro no viene por el uso de estas herramientas, popularizadas por la necesidad de ahorrar caracteres en nuestros mensajes cuando estamos utilizando aplicaciones de comunicación con limitación de caracteres. Estas aplicaciones, por lo menos la gran mayoría conocidas por todos los usuarios son inocuas; no así los resultados que directa o indirectamente obtendremos con su uso.

Entonces, ¿dónde está el peligro?. Como bien nos dice la AEPD, al usar un enlace acortado podemos llegar a un destino no deseado, donde aquellos que no son compañía recomendable están esperándonos para aprovecharse de nuestra candidez, o puede que lleguemos a nuestro destino con algún acompañante más en nuestro equipo o con alguna pérdida de datos, sin haberlo querido.

Un texto corto se nos hace más amigable, pero tengamos en cuenta que la falta de información limita el conocimiento y ello puede llevarnos a páginas de suplantación (conocidas como phishing) con los problemas que nos puede acarrear o que durante la comunicación se nos descargue algún software dañino.

Además del riesgo comentado anteriormente, el uso de este tipo de aplicaciones ya sea para facilitarnos un enlace más reducido o por clicar en uno de ellos, nos lleva a trasladar datos privados y, en la mayoría de los casos, personales a los intermediarios que proveen de los servicios de acortamiento. Por ello, la geolocalización de la IP, la elaboración automatizada de perfiles y otros servicios de marketing online serán compañeros de viaje desde ese momento.

Como siempre, seguir el consejo de nuestros mayores es una buena práctica. Por ello, dejo para finalizar este breve artículo tres grandes consejos que nos da la Agencia Española de Protección de Datos para que cuando usemos enlaces acortados lo hagamos con la mayor seguridad posible.

Primero, si has utilizado un enlace acortado para llegar ala web de un banco, tienda online u otro servicio que te solicite datos mejor llega a la página deseada mediante el enlace adecuado antes de facilitar estos datos.

Segundo, www.virustotal.com, www.urlxray.com o www.urlex.org son tres magníficas herramientas para saber donde te dirigirá un enlace acortado, así como los redireccionamientos previstos con su uso.

Tercero, aunque debía ser el primero, sentido común como primer y principal recurso para cualquier decisión. Por lo tanto, también a la hora de clicar en un enlace acortado. Si sospechas o dudas, mejor no abrirlos.

Bonustrack. Incorpora a tu equipo de asesores de cabecera un experto en protección de datos y ciberseguridad. En Persevera estaremos encantados de colaborar juntos.